El aceite de oliva virgen extra elaborado con aceitunas de la variedad arbequina suele caracterizarse por su perfil dulce y delicado, y por la intensidad moderada de sus atributos amargo y picante. En este post te hablaré sobre el Aceite de arbequina y sus sabores complementarios

¿Qué es aceite de arbequina?

La variedad de olivo arbequina tiene sus orígenes en Palestina, pero en España siempre se atribuye su procedencia a Cataluña, región donde está más extendida, ya que el Duque de Medinaceli la introdujo a mediados del siglo XVII en su castillo de Arbeca (municipio de la provincia de Lérida en la comarca de Las Garrigas).

Se ha ido paulatinamente extendiendo por toda España y hoy día se considera que es la variedad más plantada por su excelente adaptación a los cultivos superintensivos o en seto, que son aptos para la mecanización y por lo tanto mucho más rentables que el cultivo tradicional por su facilidad y bajo coste de recolección.

Un olivar de la variedad arbequina plantado con el sistema superintensivo puede albergar más de mil quinientos olivos por hectárea, y empezar a producir aceite a partir de los 2 o 3 años desde su plantación.

Aparte de las ventajas que ofrece para su cultivo y crecimiento, gastronómicamente el aceite de arbequina se suele considerar apto para la mayoría de los paladares, sobre todo para aquellos que no aceptan los aceites con características más intensas en sus atributos amargo, picante o de astringencia; los aceites de oliva virgen extra arbequina, siempre que su proceso de elaboración sea correcto y el fruto se encuentre en buenas condiciones en el momento de la molturación, se caracterizan por su alto frutado con matices delicados y elegantes.

Pero también tiene sus inconvenientes, siendo el mayor de ellos su poca estabilidad; es decir, son aceites que pierden su fragancia inicial muy pronto, llegándose a decir popularmente que en agosto del año siguiente al de su elaboración un aceite de oliva virgen extra arbequina ya ha perdido gran parte de su valor gastronómico.

¿Cuál es el mejor aceite de arbequina?

Como ya hemos dicho otras veces, no se puede afirmar rotundamente cúal es el mejor aceite de arbequina o de otra variedad.

Un aceite excelente arbequina debe tener aromas a frutas frescas, a manzana, plátano, frutos rojos; también a tomate y otras hortalizas como alcachofa, y hierba verde recién cortada.

Te recomendamos consumirlos a principios de campaña nada más ser elaborados; de esta forma se encontrarán en su plenitud aromática, llenos de sabor, y se podrán detectar, aunque de forma muy ligera, notas amargas y picantes junto con su sabor dulce y almendrado predominante.

Un buen aceite arbequina es ideal para combinar con preparaciones delicadas como los pescados a la plancha, la pasta fresca cocinada, las ensaladas con frutas, las preparaciones con chocolate y postres, así como para elaborar salsas y mayonesas.

Cuando pruebes un aceite de oliva virgen extra de características armoniosas, suaves, delicados, dulces, almendrados y con un aroma que recuerde a la papilla de frutas,, es muy probable que se trate de un aceite elaborado con la variedad arbequina.

Nuestra selección de aceite de oliva arbequina

En Oleumbox introducimos frecuentemente en nuestra selección de tres aceites un monovarietal de arbequina, que proviene de diferentes zonas geográficas de España en cada ocasión.

Para nuestra selección permanente ecológica, hemos seleccionado Bell Verd, procedente de Gerona, elaborado con olivos plantados de forma intensiva. Es un aceite arbequina de recolección temprana con aromas de hoja, fresas y tomates verdes, y con regusto dulce a plátano.

Un auténtico zumo de frutas que ha sido de los más valorados por todos nuestros suscriptores.

Te recomendamos sorprender a tus comensales con una ensalada de hojas verdes con rúcula, frutos secos, mango, salmón ahumado, aguacate…aliñada con este verdadero zumo de aceitunas.