En todas las etiquetas de los aceites de oliva virgen extra se puede leer un texto obligatorio por ley, que sirve para definirlo: “aceite de oliva de categoría superior obtenido directamente de aceitunas y solo mediante procedimientos mecánicos”. Ese texto obligatorio resume en dos líneas el significado del término aceite de oliva virgen extra, aunque la propia definición no deje del todo claro el verdadero significado del mismo.

¿Qué es aceite de oliva virgen extra?

Podemos definir de una forma general al aceite de oliva virgen como aquel aceite obtenido directamente de aceitunas mediante procedimientos mecánicos donde no interviene ningún proceso químico. Virgen equivale a zumo, en este caso de aceitunas; este zumo podrá ser bueno o no según el estado de la aceitunas en el árbol, según se haya realizado el transporte de las aceitunas hasta la almazara, según se haya realizado el proceso de extracción, el almacenamiento, envasado, etc.. Es decir, habrá que haber realizado un proceso global de elaboración del aceite perfecto, sin ningún fallo que conduzca a algún defecto en el aceite obtenido.

Dentro de la categoría de aceite de oliva virgen hay 3 subcategorías diferenciadas, desde el punto de vista organoléptico:

  • Aceite de Oliva Virgen Extra: que es el de mayor calidad, no tiene ningún defecto de aromas/sabores y tiene un frutado (aroma) mayor que cero según una escala que utilizan los catadores.
  • Aceite de Oliva Virgen: de peor calidad, puede tener algún defecto de aromas/sabores. No está generalizada su comercialización hasta hace muy poco tiempo; la mayoría de las veces se etiqueta casi siempre como si fuera aceite de oliva virgen extra (cometiéndose fraude al consumidor).
  • Aceite de Oliva Virgen Lampante: No se puede consumir, hay que refinarlo para quitarle sabores y olores malos. Se lleva a una industria química y a partir de él se obtiene aceite de oliva refinado.

El aceite de oliva virgen debe someterse a 2 exámenes diferentes a la hora de ser etiquetado según una u otra categoría.

  • Análisis de laboratorio químico (donde se determinan diferentes parámetros: acidez, peróxidos, humedad, etc..).
  • Análisis sensorial/organoléptico realizado por un Panel de Cata Oficial.

Para ser etiquetado como Aceite de Oliva Virgen Extra (máxima calidad) se deben superar estos 2 controles.

¿Es mejor consumir este aceite?

El aceite de oliva virgen extra es el mejor y el único tipo de aceite de oliva que se debe consumir, tanto para preparaciones en frío como para cocinar, freir, etc..

Es una pena que mucha gente, y entre ellos un gran porcentaje de cocineros y otros profesionales de la restauración, siga pensando que solo hay que utilizarlo para preparaciones en frío y que debemos freír con aceite de oliva refinado, girasol u otros aceites vegetales refinados porque el aceite de oliva virgen extra “deja un sabor muy fuerte en el alimento frito”; nada más lejos de la realidad si el aceite es bueno.

Se ha demostrado en muchos estudios científicos que la fritura en aceite de oliva virgen extra es la técnica que produce mayores incrementos asociados de los antioxidantes cuyo consumo continuado incide en la prevención de patologías crónico degenerativas como pueden ser la diabetes o el cáncer.

Estos estudios realizados para determinar el efecto de la aplicación de diversas técnicas culinarias sobre el contenido de compuestos fenólicos totales e individuales en ingredientes de la dieta mediterránea, demostraron que dichos efectos beneficiosos aumentan en muchas hortalizas como la calabaza, la patata el tomate o la berenjena.

Los aceites de oliva virgen extra de Oleumbox

Todos los aceites de Oleumbox son virgen extra, y, aunque no exista una categoría definida como tal, Premium. Aceites especiales por su aroma sabor, por la cantidad de antioxidantes naturales, o por la presentación de la botella.

Cualquiera de las tres botellas que encuentres en una caja Oleumbox, siempre cumplirá con las expectativas que cualquier gourmet haya depositado al adquirirla.