Hoy vamos a preparar un buen salmorejo cordobés, con el aceite de oliva virgen extra procedente de Córdoba que habéis recibido este mes, Cortijo de Suerte Alta elaborado con aceitunas en envero de la variedad picual, como protagonista principal.

El salmorejo cordobés es un plato típico del verano que se suele servir fresco es una crema servida habitualmente como plato aunque, debido a su consistencia similar a un puré, a veces se sirve como una salsa de acompañamiento de diversos alimentos, en muchas ocasiones fritos.

Vamos a necesitar aproximadamente 1 kg de tomates, un bollo de pan con bastante miga, 3 o 4 cucharadas de aove, 1 pimiento verde, 1 ajo, una cucharada y media de vinagre de jerez, y sal.

Para preparar un buen salmorejo cordobés, simplemente hay que trocear el pan y el tomate (lo ideal es una mezcla de tomates en rama y de pera) y se ponen juntos en un cuenco para que el pan se esponje bien. Se bate todo bien y se deja que absorba durante unos minutos; finalmente añadimos el resto de ingredientes y acabamos de triturar. Lo ideal es que el aove sea el último ingrediente que echamos para emulsionar bien la mezcla.

Rematamos el plato de un buen salmorejo cordobés adornando por encima con huevo duro picado, jamón serrano, naranja, bacalao, rabanitos, manzana, chorizo, aguacate o cualquier otro producto según tu imaginación.

Y cómo no, unas gotitas de adorno de nuestro aceite de oliva virgen extra.

Disfruta de un buen salmorejo cordobés ¡Buen Provecho!