Salsas con Aceite Gourmet de Oliva Virgen Extra

¡Un buen AOVE convierte una salsa normal en excelente!

Con los aceites que recibas este mes se pueden elaborar o simplemente dar un toque final a salsas y mayonesas enriqueciendo tus platos saludablemente. La clave para conseguirlo es aprovechar  la personalidad que tiene un buen aceite gourmet de oliva virgen extra.

Un buen arbequina transforma un buen puré

aceite gourmetEste mes hemos seleccionado un clásico arbequina, que con sus aromas ligeros, dulces y delicados y sus notas de de almendras, vainilla, plátano y manzana constituye el ingrediente perfecto para emulsionar. Antes de servir en el plato un buen puré de patatas que hayas preparado previamente mezclando unas patatas cocidas y un poco de leche, sal y pimienta. Prueba a sustituir el aceite gormet por la clásica mantequilla. Te aseguramos no tiene el mismo resultado.

También te sugiero preparar la clásica salsa roja batiendo un buen chorro de arbequina a unas yemas de huevo y un huevo cocido entero, kétchup, tabasco, salsa worcestershire y zumo de naranja (las cantidades las dejo a tu elección).

Puedes comprar una mayonesa en el super, y arreglarla añadiendo el aceite gourmet y posteriormente el zumo, tabasco, la sala y el kétchup, y así no correrás riesgos de que se te corte la mayonesa.

Ya sabemos que hay mucha diferencia entre una mayonesa casera y la comprada, pero con el recurso de un buen aceite gourmet siempre podemos transformar la comprada en una salsa muy atractiva.

Salsas con aromas fuertes y verdes

aceite gourmetOtro aceite gourmet que hemos seleccionado este mes, el picual temprano de Conde Argillo con sus intensos aromas a hoja verde, su intenso amargor y picante, es excelente para preparar salsas con personalidad, como los currys.

Podrás mezclarlo con ingredientes fuertes como una cebolleta, chiles, ajos, pasta de curry, limón o lima, y algo de caldo y tendrás una salsa excelente para acompañar carnes y pescados de sabor intenso.

Piensa que el aceite gourmet de oliva virgen extra es siempre fundamental para mejorar cualquier plato preparado, ya sea casero o comprado preparado. Y ten en cuenta que un mal aceite tiene también la capacidad de estropear una buena ensalada, unas simples verduras o un plato de carne o pescado.

¡Buen provecho!